La transformación digital y el origen de la vida

Leo mucho sobre transformación digital estos días. En la Escuela de Negocios han propuesto que redactemos el Plan de Transformación Digital de una pizzería. Y con esa motivación me he ido documentando en varios libros y blogs.

La transformación digital y los innovadores

Uno de los que más me ha interesado es “La Gran Oportunidad” que han escrito Mosiri Cabeza y José de la Peña. Para dejar más clara su intención lo han subtitulado

“Claves para liderar la transformación digital en las empresas y en la economía”

En la introducción los autores realizan un brillante símil entre el origen de la vida y la transformación digital. Entre la perturbación que provocó la aparición del oxígeno en la Tierra y la hiperconexión del mundo actual.

Hace 2.800 millones de años, la atmósfera de la Tierra tenía una composición muy diferente a la actual. Era un lugar habitable tan sólo para organismos que no precisaran oxígeno para vivir.

Llegaron los innovadores, que en este caso serían unos microbios con un metabolismo diferente que producían —precisamente— oxígeno. Con el paso de 300 millones de años cambiaron la atmósfera terrestre. Esa mutación medioambiental es conocida como la Gran Oxidación. Fue una catástrofe para los organismos anaerobios que hasta entonces dominaban el planeta.

La parte positiva estuvo en la creación de la capa de ozono. La Tierra contó con mejores condiciones para albergar vida superior, que alcanzaría con la Explosión Cámbrica, varios cientos de millones de años después. La existencia que ahora conocemos surgió tras esa destrucción radical.

La transformación digital y la destrucción creativa

Algo semejante —plantean los autores— sucede con la transformación digital. Puede que vivamos alteraciones traumáticas, pero quizá la situación posterior ofrezca mejores opciones, sea más diversa. Cada innovación radical trae inevitablemente aparejada la Destrucción Creativa que popularizara Joseph Schumpeter.

La “atmósfera empresarial” actual estaría llenándose de “oxígeno digital”, por compararlo con la disrupción que contaba en párrafos anteriores. Los innovadores presentes son las startup y empresas digitales, algunas de las cuales como el sospechoso Gang of Four —Amazon, Google, Facebook, Apple— son ya omnipresentes. La acumulación de “oxígeno digital” es tan alta que los organismos inadpatados deben mutar —digitalizarse— o desaparecer.

Es una analogía interesante publicada en la introducción de “La Gran Oportunidad“, que en formato digital cuesta unos diez euros. En cualquier caso, esta historieta llega en la lectura previa que Amazon te ofrece.

Si te parece interesante, coméntalo, toma 30 segundos y se agradece. Y lo mismo por leer YLDK, ¡muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *